DE INSULA NIGRA

IDR 20160201 ¡Dos meses!
El 1 de diciembre de 2015 dejé de fumar, de manera que hoy, 1 de febrero de 2016 se cumplen dos meses (8 semanas, 6 días y 13 horas) sin fumar.
Digamos que progreso adecuadamente. El sábado estuve cenando en casa de mi cuñado cuando fuimos a ver a mi suegra y él fuma. Ni me molestó ni me apeteció, ni siquiera comenté que hoy llevaría dos meses sin fumar.
Es como si el no fumar se hubiera convertido en algo normal en mi vida.
De todos modos, no bajo la guardia. Cualquier día me sorprendo soñando de nuevo con que fumo. ¡Ja, ja, ja! Últimamente soñé durante tres días seguidos (el último el 23 de enero pasado, día de mi santo, lo cuento en mi entrada “De Tintini et Miluli Facinoribus”) con el maldito tabaco. Y sin dar una sola calada ni en sueños…
Por cierto la primera “De Tintini et Miluli Facinoribus” (Las aventuras de Tintín y Milú) que leí en latín fue “De Sigaris Pharaonis” (Los cigarros del Faraón). Y la única. Ha sido buscando una que tengo en griego moderno en griego clásico cuando he descubierto esta “De Insula Nigra” (La Isla Negra). Y, o poco me conozco, o terminaré por comprarla.
Ayer domingo estuvimos con nuestros nietos y le di al mayor un caramelo de mentol fortísimo. No me preguntó si había fumado. Creo que ya tiene asumido que no fumo. La última vez que me preguntó y le dije que había fumado uno hacía unos días me dio un tirón de oreja (la derecha) que aún me duele.
El pequeño (cuatro años recién cumplidos) se vino conmigo a ver pájaros y caballos.
Tengo pendiente un artículo sobre la máquina de escribir de mi padrino, que me recuerda la ilustración de arriba, un fotograma de los tres espíritus que ayudan a los protagonistas de “La Flauta Mágica” de Ingmar Bergman, Tamino y Papagano, a encontrar lo que buscan.
El explicar en qué se relaciona un globo aerostático con una máquina de escribir sin cinta me llevará un buen trabajo que espero me satisfaga y me permita ofrecérselo a la persona que tiene la máquina de escribir que me ha recordado la ilustración que encabeza esta entrada.

Acerca de Ildefonso Díaz Ruiz

EL 07/03/2016 CUMPLÍ 65 años. Quizá no me queden más que 20 años de vida con mis actuales capacidades. Quizá he necesitado demasiado tiempo para decidir qué haré cuando sea mayor. Pero de algo estoy seguro: Terminaré el libro de mi nieto mayor en pergamino, con letra gótica e iluminaciones: http://migranlibro.blogspot.com.es/ Mi página personal: http://ildefonsodiazruiz.com
Esta entrada fue publicada en TINTINOLOGÍA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DE INSULA NIGRA

  1. Borgeano dijo:

    Pues entonces ya estamos cerca de los cuatro meses… Espero que sea así. Y no, no hay que bajar la guardia, nunca. Yo tuve largos períodos sin fumar (uno de cuatro años, otro de cuatro años y medio) y recaí las dos veces. Esto es como Alcohólicos Anónimos; uno no puede acercarse a lo que fue su vicio “ni para festejar”. Ahora llevo unos ocho o nueve meses (la verdad es que no tomé nota de cuándo dejé con exactitud) y como siempre sucede, me siento espléndido. Pero con esas dos experiencias encima, sé que no hay que bajar la guardia jamás.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Caramba, amigo. ¡Qué alegría! Ya ni me acordaba del tema del tabaco. Espera que aún no te he leído tras tus puntos suspensivos.
    Yo tengo infinidad de libros sobre cómo dejarlo y lo fácil que es. Y estoy de acuerdo. Para mí es facilísimo. Lo he dejado cientos de veces y siempre he vuelto. Sin entrar en las veces que lo he dejado por semanas o meses y luego he vuelto, puedo decir que lo dejé año y medio y volví. Luego, semanas y meses. Lo dejé tres años y medio y volví. Luego, semanas y meses. Finalmente, creí que ya lo había conseguido, se lo había prometido a mi nieto mayor, llevaba más de cuatro años y ocho meses y medio sin fumar y caí. Luego, semanas y meses. Luego lo he vuelto a dejar en varias ocasiones hasta que mi nieto, cuando le dije que había vuelto a fumar y que no se enfadara me dijo que no se enfadaba pero que… Y aquí me cogió del lóbulo de mi oreja derecha y me dio tal tirón que yo creo que un poco más y me la arranca. Me dijo que no se había enfadado pero que él, que tiene memoria de elefante, se acordaba de que le había dicho que, si volvía a fumar, me diera un buen tirón de orejas.
    Y ya, creo que ha sido “magggia”. Ni me acordaba del tema.
    Pero el que tú me hayas escrito es la fundamental, o principal, o primordial alegría porque tengo todas tus entradas pendientes de ver. Para comentar como tú te mereces. Porque tienen muy buena pinta. Pero, amigo, voy muy mal de tiempo. Estoy en plena mudanza, colocando cuatro cajas de libros diarios que traemos de ocho en ocho del trastero que tenemos alquilado. Además, tenemos otras muchas tareas que me mantienen alejado del mundo bloguero. A poco que pueda, antes de que termine esta semana me doy el gustazo de leerte.
    Ahora voy a ver si solvento de quién copié estos huevos de gallina que no fue de Fattori, en su día lo adiviné y lo he olvidado:
    http://migranlibro.blogspot.com.es/search?updated-max=2010-05-06T19:23:00+02:00&max-results=25&start=36&by-date=false

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s