Recto y verso.

La fotografía corresponde al rayado que he hecho esta mañana de una página, la 98, de las cuatro que contienen el pliego que lleva las páginas 98 y 87 en el lado de la carne y la 88 y 97 en el lado de la piel.

Ya tengo las reglas que utilizaba y todo el material en su sitio, preparado para manuscribir la página hoy rayada. El flujo de mi líquido nasal, que no puedo denominar mocos, pues es agua, me impide seguir trabajando. Mientras hacía el rayado, se me ha caído una gota de agua sobre el papel en que me estaba basando para hacer el manuscrito en pergamino. Mañana será otro día y, como decía mi madre, verá el tuerto los espárragos.

Parece que en la escritura sobre papiro, de la médula de esta planta se sacan tiras y el lado en que éstas están en horizontal se denomina recto y el lado en que es vertical, se denomina verso. Pero esto lo explico de oídas. Sin embargo lo que sigue lo explico porque lo he vivido:

La parte anterior de un folio impar de pergamino se denomina recto y la posterior verso. Pero eso no quiere decir que siempre el recto sea la carne. Depende de las necesidades de edición y de cómo estén organizados los cuadernillos. Lo normal es colocar los pliegos carne con carne y pelo con pelo. Pelo es la parte de la epidermis donde se ven los poros de los que se ha quitado el pelo, de ahí su nombre. El lado opuesto de la piel o pergamino se denomina carne, porque es el lado correspondiente a la hipodermis. Es más blanquecino y suave al tacto pues tiene una preparación para escribir sobre ella después de igualar los restos de dermis que han quedado sobre la piel.

En teoría, la parte denominada carne es más blanca y suave al tacto y suelen recomendarla para escribir. Sin embargo, mi experiencia me dice que, con el que yo he comprado, piel de oveja, y con la preparación que viene, prefiero pintar y dibujar por la parte del pelo, la más amarillenta y porosa, pues aun siendo la más difícil, sé a las dificultades a las que me enfrento. En cambio, la parte mejor preparada, más fina y suave al tacto, a veces, por una preparación no del todo idónea, nos encontramos con sorpresas traicioneras que te estropean una pintura y eso tiene muy mala solución pues en pergamino, los errores a modificar pasan por el raspado de la piel y nueva preparación…

En fin, que ya no hago sino colocar pelo contra pelo y carne contra carne y en paz. Con los problemas que surjan al utilizar el color, ya me ocuparé en su momento.

En la fotografía de esta entrada parece el pelo más blanco, pero eso es por la iluminación al hacer la foto. El color de la carne es el blanco del ángulo superior izquierdo, mientras que el color de su reverso, la foto insertada donde dice “Pelo”, tiene el color del centro, amarillento y donde pueden verse los poros. Es un primer plano. Otro día utilizaré una máquina profesional para comparar ambas características.

Por eso, si paginamos como en los libros actuales, siendo las páginas impares las que caen a la derecha según tenemos el libro abierto y empezamos un libro con un primer cuadernillo de pliego pelo/carne y el criterio de colocar pelo con pelo y carne con carne, nos encontraremos, numeradas sus páginas: 1, pelo, RECTO; 2, carne, VERSO; 3, carne, RECTO; 4, pelo, VERSO; 5, pelo, RECTO; 6, carne, VERSO; 7, carne, RECTO; 8, pelo, VERSO; 9, pelo, RECTO; 10, carne, VERSO; 11, carne, RECTO; 12, pelo, VERSO; 13, pelo, RECTO; 14, carne VERSO; 15, carne RECTO y 16, pelo VERSO.

Donde espero haber dejado claro que no se puede identificar pelo o carne con recto o verso pues va variando.

Recto es el anverso o el haz o la parte anterior o el derecho y verso es el reverso o el envés o la parte posterior o el revés.

q.e.d.

IDR 20160113

Acerca de Ildefonso Díaz Ruiz

EL 07/03/2016 CUMPLÍ 65 años. Quizá no me queden más que 20 años de vida con mis actuales capacidades. Quizá he necesitado demasiado tiempo para decidir qué haré cuando sea mayor. Pero de algo estoy seguro: Terminaré el libro de mi nieto mayor en pergamino, con letra gótica e iluminaciones: http://migranlibro.blogspot.com.es/ Mi página personal: http://ildefonsodiazruiz.com
Esta entrada fue publicada en El libro en pergamino, Encuadernación, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Recto y verso.

  1. Borgeano dijo:

    Pues como no sé qué decir, nada diré, valga la tautología. Mi ignorancia en este asunto, acabo de descubrirlo, roza la perfección. Ni siquiera los términos que conozco (pelo, verso, carne, etc.) se aplican aquí del mismo modo en que yo lo hago. Esto es, literalmente, otro idioma, otro lenguaje.

    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s