Gracias a la charla con una amiga he recordado…

IDR 20160112 …que tenía pendiente de reclamar dos pieles. He hecho la llamada pertinente y mañana mismo me los envían por el transportista. Y he vuelto a llamar para saber el importe. De momento no lo tienen pero serán dos pieles de 11 pies a 3’25€ el pie 82’50 €. Pasado mañana por la tarde los tendré en casa. Ya estaba empezando a preocuparme.
La producción de pieles de pergamino, que yo compro preparadas para escribir por ambas caras, pero que fundamentalmente se utilizan por una sólo, para encuadernación, ha disminuido mucho debido al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Los principales demandantes del producto eran los encuadernadores que trabajaban para las notarías, para encuadernar las escrituras.

Hubo una época en la que fui aprendiz de encuadernador. De esa época guardo un libro encuadernado en guaflex verde, otro en tela granate, un tercero en piel verde vejiga y un cuarto en piel Corinto con cuatro tejuelos en el lomo.
Y de una época posterior, guardaba dos pendientes de finalizar su encuadernación y que finalmente entregué a un profesional porque ni disponía de tiempo ni me iba a ahorrar dinero pues las clases de encuadernación no son gratis y el trabajo requiere unas cuantas de ellas.
Uno de estos dos, Terapia, de David Lodge, leído el 23.09.1996 lleva la anotación “Lo mejor que he leído durante mucho tiempo.
El otro Gödel, Escher, Bach, un Eterno y Grácil Bucle, de Douglas R. Hofstadter, Tusquets Editores, Superínfimos 9. Ganas de llamar la atención. Porque de súper ínfimo, nada. Son 882 páginas de matemáticas, dibujo y música. Un libro genial para leer un verano. Pero yo pienso darme ese placer cuando termine el libro de mi nieto. Este libro me ha hecho recordar su portada gris con el título destacando las mayúsculas de cada palabra para que se vea la coincidencia de las iniciales de los nombres propios y de las iniciales de los adjetivos y el nombre del mismo y una gran una letra aleph. Y claro, el aleph me lleva a Borges y de ahí Borgeano.
El caso es que los libros que he encuadernado conservan, como estos otros que he dado a finalizar la encuadernación, sus tapas originales; las ves cuando abres las tapas visibles del libro, que hay aficionados que la decoran llegando hasta en estilo mudéjar.
Además, creo que también trata de la estructura helicoidal del ADN. Y éste es un tema que me lleva ocupando mucho tiempo pues algunos autores sostienen que en las dimensiones de dicha estructura se encuentra la divina proporción.

Hará cuarenta años, cuando yo tenía un compañero al que le encantaba venir a dar la lata a cualquiera, y mejor si estaba muy ocupado, me asaltó una pregunta sobre no recuerdo qué hecho atribuido a cierto faraón de no sé qué dinastía. Quería saber el nombre del faraón. Yo le contesté que quizá pudiera responder a su pregunta si él me respondía previamente a qué relación existía entre el tremendo problema de los triglifos y las metopas angulares y la estructura helicoidal del ácido desoxirribonucléico. Se me ocurrió sobre la marcha, no me preguntes cómo, pero con el convencimiento de que me dejaría en paz porque era imposible que hubiera ninguna relación.
Bueno, pues parece que sí puede haberla. Tanto en el arte dórico como en el ADN existe el número phi (Φ). Pero donde necesito ayuda es en el ADN. Y sé de un médico que es aficionado a la historia y otras artes, al que quizá pueda interesar en el tema.

Acerca de Ildefonso Díaz Ruiz

EL 07/03/2016 CUMPLÍ 65 años. Quizá no me queden más que 20 años de vida con mis actuales capacidades. Quizá he necesitado demasiado tiempo para decidir qué haré cuando sea mayor. Pero de algo estoy seguro: Terminaré el libro de mi nieto mayor en pergamino, con letra gótica e iluminaciones: http://migranlibro.blogspot.com.es/ Mi página personal: http://ildefonsodiazruiz.com
Esta entrada fue publicada en El libro en pergamino, Encuadernación, Genética y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Gracias a la charla con una amiga he recordado…

  1. Veronica dijo:

    Y de este sencillo (¿?) modo es que procedemos a convocar a Francisco Javier a que nos instruya en los vericuetos (y las hélices) del ADN. 🙂
    Abrazo que seguro es divino aunque desconozco si proporcionado.

    Me gusta

  2. Borgeano dijo:

    Mi estimado Ildefonso, me da gusto haber llegado aquí de una vez por todas y toparme con esta entrada magnífica. Hay muchos temas que tratar y se hará difícil hacerlo con precisión y en su totalidad, de todos modos, aquí vamos y lo que no entre en este comentario lo iré desgranando en los siguientes.
    Antes que nada debo disculparme por no haber pasado antes, pero parece que nuestros tiempos están cruzados en más de un sentido. Alrededor de un mes atrás recuerdo que yo publicaba mis entradas diarias (hasta que mi proceso infeccioso interrumpió una buena racha de alrededor de cincuenta entradas continuas) y tú te disculpabas por el poco tiempo del que disponías. Hoy, quien anda corriendo de un lado a otro soy yo y todavía no encuentro el modo de hacer todo lo que debo en tan poco espacio de tiempo.
    Al margen, recuerdo, también, algún comentario tuyo (en aquella entrada o comentario mío sobre las libretas) sobre el deseo de comprar una libreta y el deseo posterior de retomar la escritura de tu blog ¿Debo considerar, aunque sea lejanamente que tuve algo que ver con tu regreso (descubrimiento en mi caso) a este sitio? Si es así me alegro por ello (si no lo es hagamos de cuenta que nada he dicho y continuemos).
    Me interesa muchísimo tu actividad como encuadernador –aunque más no fuese como aprendiz, lo mismo da– y el tema, que ya has nombrado en varias oportunidades, del libro de tu nieto. Como desconozco en profundidad ambos temas (aunque presumo que los tratarás en otras entradas anteriores a ésta) esperaré a su momento para decir algo, si es que algo puedo aportar al respecto.
    Con respecto a los libros que citas, no he leído a Lodge, pero sí a Hofstadter y su Gödel, Escher, Bach me parece una delicia. Vuelvo a él con asiduidad, sobre todo al juego de MU, ya que me interesa más el proceso lógico que el juego en sí. Antes de Hofstadter había leído unos cuantos de Raymond Smullyan, quien fue el primero que me acercó con profundidad a estos temas (Su volumen Juegos por siempre misteriosos trata, precisamente, del Teorema de Incompletitud de Gödel). Como diseñador de juegos (aunque hace mucho que no ejerzo, creo que debería ponerme a inventar algo, ya ha pasado demasiado tiempo) me entretiene el aspecto lúdico de la matemática y a ello me aboco en la medida de mis posibilidades. Entre esos juegos figura, claro está, el número áureo. Cuando salgo a caminar salgo siempre con mi libreta de apuntes y, entre sus páginas, una hoja de acetato donde tengo dibujado un rectángulo áureo. Como esta ciudad en la que vivo ahora tiene una arquitectura que abarca desde el siglo XV en adelante, tengo muchas oportunidades para observar las edificaciones a través de mi hoja de acetato. Por fortuna, mi aspecto de turista eterno hace que la gente que pasa a mi lado me observe con curiosidad pero no más allá de “seguramente son locuras de gringo”. Ese mote de loco inofensivo me deja, al menos, cierto ámbito de tranquilidad para seguir observando a la ciudad como a mí me gusta hacerlo.
    Por último, con respecto a la relación entre la razón áurea y el ADN te dejo un enlace que espero sea de tu agrado. Es mejor dejar ese enlace que tratar de explicar algo en donde andaría a los tropiezos de manera inevitable.
    Nuevamente, un enorme placer el estar aquí y volveré en cuanto tenga unos minutos libres, aunque sea para ir leyendo de a una entrada a la vez.

    Un fuerte abrazo.

    P.D.: a punto de presionar el “Publicar comentario” noté que no había dejado el enlace. Aquí está: http://www.sacred-geometry.es/?q=es/content/phi-en-la-estructura-del-adn

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias, apreciado Borgeano, por tu paso por mi blog y por ese calificativo a mi entrada, sin duda fruto de tu estima.
      No tienes por qué disculparte, teniendo en cuenta tus intereses, más diversos aún que los míos por lo que veo, y el número de seguidores que tienes en tu blog a los que tienes que atender; esto de no haber pasado antes es tan natural como la vida misma, además del hecho de haber estado enfermo, que hace que se retrase todo.
      Tuviste mucho que ver con mi regreso y me alegro de tu alegría. La libreta apenas la he usado pues llevo una vida muy completa, con poco espacio para la soledad, pero sí que he empezado a entrar al diario hasta que se me ha hecho imposible por diversas circunstancias familiares, pero ahora retomo con más brío, si cabe, el empeño.
      Cuando pueda escribiré algo sobre mis apuntes de encuadernación. Previamente he de encontrarlos. En cuanto a Lodge, te recomiendo encarecidamente “Terapia” por el fino humor con que está escrito, pero además este autor tiene “La conciencia y la novela. Crítica y creación literaria” que estimo que quizá te pueda interesar.
      Daría algo por verte con tu acetato. Gracias por tu idea, pienso incorporar el acetato con rectángulo áureo a mi libreta, pero intentaré utilizarlo en momentos lo más discretos posibles.
      Dices: «Nuevamente, un enorme placer el estar aquí y volveré en cuanto tenga unos minutos libres, aunque sea para ir leyendo de a una entrada a la vez». Permíteme contestarte con una broma que me ha venido a la cabeza al ver lo cortés que has sido al principio y al final de tu texto, y durante todo él:
      Gracias a ti, Borgeano: Tu amabilidad me abruma y me invita a revolcarme en el jardín del agradecimiento. Sin duda, lo tomarás como una muestra de nuestra confianza recíproca —de ningún modo como una burla— y, sin duda, volverás por aquí cuando puedas. Yo voy a descansar pues he escrito en medio de destilaciones nasales, estornudos y toses. Ya tengo la papelera llena de los malditos pañuelos de papel. Esta tarde escribiré mi entrada en el blog.
      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  3. Son las 07:10 de Madrid y ando resfriado, acatarrado y muy griposo. Me has dado una gran alegría pasándote por aquí. Luego, con el tiempo que mereces, te contesto.

    Me gusta

  4. Hola Ildefonso,
    antes de nada permíteme agradecerte que pensaras en mi y te agradezco que sigas el blog. Siento decirte que no puedo añadir mucha luz a este misterio pero sí podría comentar que la complejidad del DNA, humano o no humano, es ya un misterio en si mismo. Como curiosidad diría que existen haplogrupos como el E del cromosoma Y que es característico de África, en el Próximo Oriente y en el área Mediterránea, y que se ha localizado en personajes como Einstein, Desmond Tutu, Mandela, Napoleón, Hitler… Esto siempre me ha hecho pensar el hecho de que todos, al final, compartimos genes, átomos. Hace gracia pensar que tenemos átomos en nuestro cuerpo de Alejandro Magno… ¿no crees? Respecto a los faraones existe un haplogrupo (R1b1a2) que se estudió y se vio presente en Tutankamón, y que compartimos el 50% de los varones de Europa occidental, es decir, compartimos de un ancestro común, perteneciendo al grupo genético de ese faraón (como de otros) que vivió hace más de 3 milenios.

    Interesante el enlace de Borgeano y si me lo permites añado estos dos links. El primero describe en un artículo cómo se repite en el DNA el número 1-2 además del phi
    https://nosce.wordpress.com/2015/10/15/descubren-que-el-adn-se-describe-al-99-de-exactitud-con-tan-solo-tres-numeros-1-2-y-el-numero-aureo-o-phi-1-61803/

    Y en este otro (en inglés) habla sobre el número phi según las culturas.
    http://scholarworks.umt.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1047&context=tme

    Sin duda es un tema apasionante que ha estado presente (y sigue estándolo) a través de los siglos en muchas culturas, siento no obstante no poder añadir mucho más al respecto.
    Un saludo y mis más sinceras felicitaciones por tu bitácora.

    Le gusta a 2 personas

    • Hola, Francisco Javier.
      Todavía creo que me puedes ayudar. He buscado durante mucho tiempo en Internet, en libros de todo tipo y no encuentro nada científico como lo que a mi me interesa. ¿Cómo se miden las dimensiones del ancho y el alto de un giro completo de la doble hélice? Tengo medidas en nanómetros y en amgstroms y sé cómo funcionan, pero en unas fuentes me dan medidas distintas que en otras POR EJEMPLO, UN ANCHO DE 20 O DE 21 AMGSTROMS.
      Si lees por encima los comentarios de las dos últimas fotos de la siguiente entrada: http://migranlibro.blogspot.com.es/2013/05/hoy-voy-publicar-algo-de-mi-vida-sobre.html (hay que darle al ratón hasta llegar a las ilustraciones novena y décima) te harás una idea del tiempo que llevo empeñado en este problema.
      Supongo que se mide con un microscopio electrónico pero algo no debí entender cuando estudié química orgánica hace 50 años: Las dimensiones ¿son invariables como en la química inorgánica? Quiero decir: La sal cristalina, es obvio que tiene unas dimensiones que para un profano parecen más asequibles al concepto de invariables dado por la fórmula del cloruro sódico, pero ¿en la química orgánica es igual?
      Sólo recuerdo la clase magistral sobre el padre de los ácidos, la madre de las sales y “la jamona” (el benceno). En los libros que hablan de la razón áurea o divina proporción o en las páginas de Internet, parece que cada uno arrime el ascua a su sardina.
      Como ves, es una pregunta sencilla, de un antiguo bachiller superior, quinto de bachillerato, quince años. El próximo 7 de marzo cumpliré los 65. Creo que sí que podrías ayudarme en algo tan elemental.
      Gracias por pasarte por aquí y gracias por deleitarnos con los temas que tratas en tu magnífica bitácora.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s