Las creencias y la fe

IDR 20160106
Dice Rosy:
«Así que al no poder hablar me pongo a pensar y como habitualmente ocurre en esta época cuando se acercan las fiestas, con ellas llegan los momentos de evaluación de lo hecho y lo por hacer, de lo prometido y lo no cumplido y qué mejor en esta ocasión que compartir con vosotros mis creencias acerca de “Las creencias” (como las mencionadas).
Para mí, las creencias son redes que se retroalimentan y se constituyen en un marco de referencia que nos lleva a actuar de determinada manera para conseguir o no aquello que nos planteamos. Creo que todo esto empieza con la integración en el entorno en el que nos criamos, absorbemos las vivencias y a través de lo visto, de lo oído y/o de lo sentido, esas experiencias las vinculamos con los recursos que ya traemos y así comenzamos a elegir o a descartar lo que sí y lo que no queremos a lo largo de los años».
Pienso que fe y creencias no son lo mismo y busco la confirmación de este convencimiento en mi santo preferido, san Gúguel y cualquiera puede hacer lo mismo escribiendo, por ejemplo, “las creencias y la fe” y sin entrar en más profundidades verá hablar de sinonimia, de mente intermedia y mente interior. Pero bueno, la primera entrada que aparece le gustará a mi amiga Rosy: Sobre la fe y las creencias – André Baechler. Claro que es mejor leerlo en francés. Porque la página es más completa. Sobre todo para ver la biografía del autor.
Y esto es todo por hoy.
En cuanto a la fotografía que encabeza estas líneas, la hice ayer a las 18:11 de Madrid para mis nietos. Puede verse, sin ampliar la foto, sobre la luminosidad del poniente, cómo cabalgan los magos de Oriente a Occidente. Y no sé si esto es una creencia o es fe.

Acerca de Ildefonso Díaz Ruiz

EL 07/03/2016 CUMPLÍ 65 años. Quizá no me queden más que 20 años de vida con mis actuales capacidades. Quizá he necesitado demasiado tiempo para decidir qué haré cuando sea mayor. Pero de algo estoy seguro: Terminaré el libro de mi nieto mayor en pergamino, con letra gótica e iluminaciones: http://migranlibro.blogspot.com.es/ Mi página personal: http://ildefonsodiazruiz.com
Esta entrada fue publicada en CREENCIAS, Filosofía, Mística, Psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Las creencias y la fe

  1. asperoncilla dijo:

    Después de que se han ido los chicos, he de decir que hemos disfrutado de lo lindo del pequeño asperoncillo. Bueno, de toda la familia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Borgeano dijo:

    Mientras espero una llamada telefónica aprovecho para leer una nueva entrada.
    Lo que dice Rosy, Ildefonso, es, básicamente, lo que Foucault llama “episteme”. En ese sentido llevo trabajando un tiempo sobre ese tema, ya que he pensado mucho acerca de mi sistema de creencias (o de no creencias, es lo mismo) y sobre lo inadecuado que es el término “ateo”. En ese sentido me considero como un “Post-ateo” o algo así (estoy buscando un término que me defina y como no existe deberé inventarlo. Hasta ahora no lo he encontrado y uso ése término de “post-ateo” con las reservas del caso). Lo que quiero decir es que trato de pensar por fuera de la “episteme” cristiana en la que estamos inmersos. Esa episteme hace que ciertos términos hayan sido apropiados por una parte de la sociedad y que, de ese modo, sólo sean usados según lo que esa parte específica de la sociedad determine. Me refiero en este caso, claro está, a las iglesias en general y a la iglesia católica en particular.
    Es por ello que el artículo de André Baechler no, para mí, tiene significado alguno. Utiliza los términos “fe” y “creencia” bajo los términos de la episteme cristiana y eso limita sus alcances y las posibilidades de pensamiento. Expresiones tales como “La cabeza cree, el corazón sabe”; “Cuando crees, no estás nunca en tu corazón”; “Cuando la fe nos anima, el miedo ya no existe”; “La verdadera fe es peligrosa para las iglesias, ya que les despoja de todo poder sobre sus fieles”, etc. carecen del más mínimo sentido.
    No hay nada por fuera del pensamiento, mal que nos pese. La constante referencia al corazón como depositario de virtudes morales o como fuente de una sabiduría ancestral y profunda no tiene asidero alguno y no pasa de ser una simple metáfora (es decir, no va más allá de la mera exposición literaria). Si esa idea fuese cierta un mero transplante de corazón sería mucho más interesante de lo que actualmente es. En definitiva, aunque no sea muy bonito, lo único que tenemos para pensar en nuestra mente y su soporte físico: el cerebro. Allí reside todo.
    Con respecto a la creencia y a la fe en sí, sólo puedo aceptar la existencia y el valor de la primera. De la segunda no tengo noticia alguna salvo en las personas que dicen poseerla pero de lo cual no pueden dar ninguna prueba salvo un vacío “así lo siento en mi interior” o alguna trivialidad por el estilo. No es causalidad que la fe exista en occidente y no en el oriente, donde las religiones son más naturalistas y no necesitan de fe alguna.
    El término “creencia” también tiene lo suyo: es vago y difícil de definir, pero en líneas generales podemos decir que es válido siempre que se lo use de modo coloquial. Cuando queramos ser precisos en el uso del lenguaje lo mejor sería evitarlo; y si vamos a hablar de temas sobrenaturales, pues en ese caso que cada cual haga lo que quiera, porque entonces vale cualquier cosa. En mi caso lo que hago es dirigirme a la puerta más cercana e irme a pasear.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Bueno, no pretendía enviarte a pasear con mi entrada. La episteme foucaultiana la desconozco. La de Platón, la entiendo.
      Y lo que dice Rosy estoy esperando que ella me lo explique. Lo entrecomillado me aclaró que era de unos cursos de crecimiento personal a los que había asistido en los años 80, y conociéndola, supuse que le gustaría la página de André Baecheler en francés, pero ha intentado responder a la entrada mediante el móvil sin éxito y ayer me dijo que a ver si esta semana sus nietos le dejan un rato para hacer un comentario en mi entrada.
      Que yo supusiera que le iba a gustar a ella no quiere decir que me gustara o dejase de gustar a mi.
      He leído con atención tu comentario y me da la impresión de que has interpretado mi entrada como un intento de adoctrinamiento del que te defiendes. Nada más lejos de mi intención.
      Y te entiendo cuando no quieres clasificarte como ateo. A mi tampoco me han gustado nunca las etiquetas. Hubo una época en que me declaraba, cuando me preguntaban acerca de mis “creencias”, como «cristiano-agnóstico-socialista-unamuniano». Y si pedían detalles, los daba. De eso hace ya más de treinta y un años.
      Como Foucault me ha remitido a Marx y Freud y a Nietzsche y Heidegger, me han venido a la mente muchas cuestiones que irán a parar a mi blog de notas, pero no quiero dejar de mencionar aquí la más divertida: Tengo un libro de Thomas Cathcart y Daniel Klein, titulado “Heidegger y un hipopótamo van al cielo”.

      Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dijo:

        No, Ildefonso, de ninguna manera consideré tu entrada como un intento de adoctrinamiento alguno. De hecho, era evidente que el enlace iba dirigido de manera especial a Rosy, tal vez me dejé llevar por mis intereses particulares en el tema y debo reconocer que suelo ser bastante vehemente en mis exposiciones. Siempre he considerado a aquellos textos que exponen ideas o conceptos diferentes a los míos como parte de un ejercicio intelectual, ya que me sirven al menos, para pulir mis ideas (y no pocas veces para ponerlas a prueba) y para aprender a exponerlas con mayor precisión. Pensar nunca es criticable y que nos obliguen a hacerlo de este modo, mucho menos.

        Un abrazo.

        Me gusta

  3. Gracias por tu aclaración, Borgeano. No tengo nada que añadir a tus palabras.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s